La niña de los andamios
La Niña de lo Andamios

Hijo de ayer, 
mañana vivirá otra vez. 
Y verá crecer lo bello y lo inmediato,
lo asimétrico y lo frágil de nacer.

Hijo de ayer, 
un día volverá a beber
de la fuente que regara las veredas.
De tu pueblo ojos de luna o de mujer.

Y tu tiempo se gestó, camino de la sal, 
en el borde de tu grito ya imposible.
Al costado de una lluvia demorada.

Hijo de ayer,
el viento volverá a pasar.
Y traerá en su voz plegarias de otro siglo
de tu espada combatiendo la oquedad 

Hijo de ayer,
ya es tiempo de saltar sin red.
Pues sus ojos se marcharon al silencio
y es posible que no puedan regresar.

Y tu tiempo se gestó, camino de la sal, 
en el borde de tu grito ya imposible.
Al costado de una lluvia demorada.
Y una nube te regó tus ojos de cristal
ya poblados de  presagios y caminos, 
de alfareras milagreras y panal.

Letra
Raly