La niña de los andamios

CANCIONES

La Niña de lo Andamios

Fue, tan solo un halo de canción,
la estrecha sombra de una voz,
el estallido de una nuez.

Va, detrás de un grito su verdad,
sus cicatrices de cristal,
su sacrilegio redentor.

Yo, bebí su beso de oropel,
su geometría de papel,
su absorto verbo circular.

Si, como un torrente volverá
tronando sueños de metal.
El hambre espera la ocasión.

Es su tierra espejo de otra cruz
que tiene miedo a la altitud.
Un tren sin rumbo que se va.

No, no tuvo tiempo de sangrar.
Con otros ojos vio llegar
nuevos presagios de traición.

Y es que hoy, la magia estrena un impostor,
un alquimista del dolor,
una serpiente sin matriz.

Letra
Raly